¿Qué podemos aprender de la miel de abeja falsa?

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
¿Qué hacen las abejas por nosotros?

Hace dos días compartí el tema de que la Profeco va por la miel apócrifa, y alguien comentó sobre la serie Rotten que Netflix lanzó en año pasado. Si ya la viste o no, te recomiendo que la veas, como nosotros lo hicimos para repasar todo el tema.

Antes te comparto un dato relevante. Según registros fósiles, las abejas existen desde hace unos 50 millones de años aproximadamente.

Las abejas son insectos sociales, conviven con las plantas y sus flores. Estos dos organismos se ayudan mutuamente. Las plantas alimentan a las abejas y éstas transportan el polen de flor en flor fecundándolas. La miel que vemos en las colmenas es la forma en que se almacena el néctar de las flores.

La composición del néctar varía mucho, pero el principal ingrediente es el azúcar. Algunos son más sacarosa, otros son partes iguales de sacarosa, glucosa y fructosa, otros solo fructosa.

Rotten (podrido en inglés) es una serie documental que incluye 6 episodios que habla del proceso de alimentos que comúnmente consumimos, se enfoca al marcado de Estados Unidos, pero es algo que aplica para todos. El episodio 1 trata de la miel, y lanza un pregunta incómoda:

Si la producción de auténtica miel está bajando, y el consumo crece… ¿qué es lo que en realidad estamos comiendo?

Aquí un resumen de cómo se produce la miel:

En primavera y verano las abejas se atiborran de néctar de miles de flores, llevando además en su cuerpo peludo el polen que ayuda a fecundar otras flores. Las flores se marchitan, pero las abejas quieren comer néctar todo el año, entonces lo preservan y almacenan, y nosotros lo disfrutamos en forma de miel.

La abeja chupa el néctar de la flor, su lengua es como un popote, y tienen un “estómago de miel” que usan para agregar enzimas al néctar. La abeja vuela a la colmena con una carga que pesa tanto como ella y escupe el néctar en la boca de otra abeja. El último paso es almacenarlo en una celda, donde lo hacen resistente a bacterias y hongos (las obreras bombean 15 a 20min la miel hasta bajar 50% la humedad). Además abanican con las alas a 12000 veces por minuto, para secar el néctar con menos del 20% de agua, lo espesan en un jarabe dorado y lo sellan con una capa de cera. Cuando tienen hambre la rompen para comer.

Los apicultores colocan las placas de las colmenas en centrífugas para extraer la miel, pero ésta no se calienta a mas de 117C.

Se ha detectado a China como el principal país que adultera la miel con aditivos. La miel se adultera con jarabes de maíz, de arroz y/o caña de azúcar. Pero hay otras sustancias más peligrosas como el cloranfenicol, un antibiótico.

Los traficantes de miel encuentran la manera de burlar mas pruebas de pureza de la miel. Por otro lado hay quien se dedica a robar las abejas de los apicultores, que hacen de la producción de miel segura, todo un reto.

Recomendaciones

  • Intenta comprar miel a un apicultor. No te angusties si cristaliza a bajas temperaturas, es un proceso normal, no tiene significado negativo. La miel está sobre saturada de azúcares y su solubilidad disminuye en la poca cantidad de agua a bajas temperaturas.
  • Si no tienes acceso a mieles de apicultores, encuentra una marca reconocida, pero lee muy bien la etiqueta. Para que sea miel, no debe estar mezclara con otra cosa. Busca que no diga “tipo miel”.

Todo esto no es para ser alarmista, es sólo para tener mas conciencia del origen de nuestros alimentos. Revisa las etiquetas y el origen de lo que compras.

Tú ¿Qué miel de abeja usas?

¿Te quedaste con ganas de más?

Suscríbete y recibe semanalmente y de manera gratuita tips y deliciosas recetas. También podrás enterarte sobre mis próximos cursos y talleres.

Soy Dora Valdez

Soy Dora Valdez

Amo cocinar y experimentar con los alimentos y comparto todo lo que voy aprendiendo en mi camino de bienestar. Muchas gracias por leerme y por compartir mis contenidos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *